Pequeños empresarios: ¿Cómo ser emprendedor?

Definirse como emprendedor puede estar relacionado a muchos aspectos de la vida, dado que ciertas conductas y actitudes del individuo serán necesarias para emprender cualquier sueño, idea o proyecto.

Aquellos individuos que se aventuran a comenzar un nuevo negocio deben potenciar su seguridad en sí mismos, disciplinarse, ser organizados, competitivos, incrementar su liderazgo, capacidad para comunicarse, constancia, y sobre todo, sostener una “alta energía” para enfrentar largas horas de trabajo con herramientas adecuadas, valiéndose de su propia experiencia y la de los amigos para ser cada vez mas efectivos.

Ser emprendedor exige en gran medida la capacidad de analizar de forma global las acciones y el entorno, tomando decisiones acertadas que en corto y mediano plazo, contribuyan al éxito del emprendimiento.

Durante un tiempo comenzamos a generar pensamientos e ideas sobre un deseo de hacer o ser, algo que nos resulta inspirador, nos da pasión y nos invita a tomar decisiones que requieren salir de la zona de confort, como por ejemplo, dejar un trabajo.

Estas ideas cobran fuerza al ser discutidas con otros, generando interrogantes, como, “cuándo empiezo”. Esta pregunta es uno de los quiebres del emprendedor. Emprender es apostar y solo hay que tomar la calle y atreverse a cruzarla con mucho optimismo y confianza.

No menos importante es conocer a profundidad el entorno en el que se quiere incursionar, indagando sobre: ¿qué público utilizará mi servicio o producto?, ¿quiénes ya están en el mercado? ¿Qué puedo ofrecer diferenciador a ellos? ¿Qué ofrezco para que me elijan a mi y no a otro? ¿Este proyecto es sustentable en el tiempo? ¿quiénes podrían ser mis aliados o socios? ¿Cuánto recurso económico, humano y tecnológico requiero para llevar acabo mi emprendimiento? ¿A cuáles leyes y controles nacionales debo adaptarme para generar mi producto, bien o servicio?. Es decir, tener un plan de negocios.

¿Cuándo se convierte un emprendedor en un pequeño empresario?

La respuesta a esta pregunta no se refiere al tiempo, aunque en Venezuela se manejan estadísticas sobre que un emprendimiento sobrevive luego de los 3 años de subsistencia.

Queremos hacer énfasis a la etapa de operación y control, en la que un individuo que inicio como emprendedor, conoce su negocio, satisface las necesidades de un mercado definido de forma sostenida, gestiona el entorno, genera empleo y rentabilidad.

Un pequeño empresario entiende que su empresa se lleva de manera formal, debidamente registrada, con un plan estratégico de negocios, en la que incluyen los procesos de producción, administrativos y comerciales.

Este individuo que apenas hace un tiempo definía cual calle tomar, ahora valora la formalidad de las relaciones, cliente y proveedor; se maneja con ética y responsabilidad de su acción comercial, preocupado porque se genere una economía sana para quienes trabajan para él, para quienes necesitan su servicio y para los socios que apostaron a un sueño con pasión y perseverancia.

El desarrollo de pequeños empresarios es un reto que lleva al individuo a conocer aspectos de sí mismo muy productivos, enalteciendo la autoestima y la capacidad de hacer, conectando con el logro y el orgullo de ser parte productiva de un país que merece  emprendimiento para la diversidad, mejorar la oferta de servicio, bienes y productos, y luchar por la realización de sueños.

Si para ti, lector, este es un terreno atractivo, no temas, infórmate, capacítate, asesórate y comparte el sueño con familiares y amigos, que de seguro ganarás al menos la experiencia de hacer la diferencia.


Fuentes relacionadas:

Wikipedia

Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA) Emprende.

Comparte
Posted in Autoliderazgo, Empoderamiento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *